El gobierno persigue una pronta recuperación económica y salarial, si bien la prolongación de la recesión se considera necesaria para contener la inflación. La recesión se percibe como beneficiosa para el aumento de las reservas internacionales y la estabilidad del tipo de cambio, enfatizando la relevancia de mantener los salarios en niveles bajos. Se anticipa un incremento en la agitación social y medidas políticas al encarar la recesión y las medidas de ajuste fiscal. Para liberarse de la dependencia a la recesión, el gobierno debe atraer capitales extranjeros y acceder a los mercados financieros globales, si bien la liberalización de las restricciones podría generar mayor inflación y recesión a corto plazo.

Enlace a web

Print Friendly, PDF & Email